My Image

¿Te has divorciado y quieres comenzar

una nueva etapa en tu vida,

sin importar tu edad...?

Lo único que no es reciclable es el tiempo. 

Es posible realizar cambios y, por supuesto, tomar acciones inmediatas para el presente que quieres.

Nunca es tarde para recomenzar.

La vida, nos da siempre la oportunidad de seguir adelante y Sólo Tú, puedes decidir aprovecharla.


FLOR CUECUECHA
Coach para Mujeres de 50 Años o más divorciadas. 


¿Sientes qué, hagas lo que hagas, nada te complace y te quedas con una sensación de vacío, de frustración o de enojo?


Y, entonces, te preguntas...

     ¿Qué está faltando en mi Vida?

Este es el mejor momento para descubrirlo


Juntas lo Vamos a Lograr 

¡La decisión es tuya!

¿Qué me hace diferente?


Muchos estudios, que en la actualidad se hacen, están enfocados a recuperar la elasticidad y firmeza de la piel y disminuir las líneas de expresión, cirugías estéticas para eliminar lo que, supuestamente, te sobra, haciéndote sentir que esto es esencial para verte más jóven y para sentirte bella.


No digo que esté mal, cada quien es libre de elegir lo que quiera hacer para sentirse mejor, sin embargo, se ha hecho a un lado algo fundamental.


¿Qué es? 





Estoy enfocada en mujeres de edad madura, que están por llegar o que ya están transitando los maravillosos 50 años o más. 


Cuando estamos por llegar a esta edad, nos invaden infinidad de temores que nos causan ansiedad y nos llenan de preguntas que quedan al aire, porque no sabemos como enfrentarlas o bien con quien compartirlas. 


Entramos en la etapa de los cambios hormonales, los hijos comienzan a abandonar el nido, llega la etapa de la jubilación y, si aunado a esto, se presenta una inminente ruptura emocional, nuestra vida si o sí, se verá desbalanceada. 



​​​​​​​La Parte Emocional, «Tu Valía, Tus Sentimientos, Tus Temores»…  

Si no existe un equilibrio en tu parte emocional, siempre te estará faltando «algo», no habrá nada que te haga sentir plena y conforme contigo misma.


Quiero compartir contigo mi experiencia.

Apoyarte y acompañarte en este proceso de cambios y emociones que, a veces, salen de nuestro entendimiento.

Quiero decirte que:


¡No estás sola!


Quiero ayudarte e ir de la mano contigo, para que sigas viviendo y disfrutando de lo más hermoso que tienes: 


¡La Vida!


¿Trabajamos Juntas?